Equilibrando tu Carrera y tu Educación—Guía de un Profesional para la Preparación del Examen de CAMS

a man walking into a larger than life golden scale

Uno de los desafíos más formidables para los socios de ACAMS consiste en estudiar para el examen de CAMS. Para muchos de nosotros, han pasado años desde la última vez que tomamos un libro de texto con la intención de aprender tanto como para dar un examen. Además, porque ya no seguimos en el mundo escolar, no gozamos del lujo del tiempo que este tipo de vida frecuentemente ofrece—por lo menos no en comparación con la vida profesional, donde las demandas parecen presionar aún más que en la vida escolar. Así que ¿cómo conseguir tiempo de estudio y cómo aprender efectivamente?

He impartido seminarios de preparación de CAMS no oficiales de manera intermitente durante varios años. Además de impartir el conocimiento general a los candidatos, traté de darles también algunos consejos sobre cómo estudiar para el examen. Hasta ahora ha funcionado muy bien. Lo que sigue son algunas sugerencias que he transmitido a través de los años.

Formas Básicas de Formación de la Memoria

Antes de seguir, puede resultar conveniente tener alguna información básica sobre la formación de la memoria. Después de todo, el objetivo de estudiar consiste en formar recuerdos que puedes usar cuando los necesitas. La memoria se forma por asociaciones entre células especializadas del cerebro llamadas neuronas. Las neuronas se conectarán entre sí cuando se las estimula de distintas maneras. En cuanto a formar memoria, tomarán entradas sensorias (como la vista, el sonido o el movimiento) y construirán conexiones con otras neuronas. Cada una de estas entradas sensorias viene de áreas diferentes del cerebro. Mientras más diferentes sean las maneras en las que puedas hacer las entradas sensorias, más conexiones se hacen entre las neuronas. Mientras más conexiones, más fácilmente se accede a la memoria subyacente. Mientras más usas la memoria, mejor la conexión misma. Como analogía, piensa en las conexiones como caminos entre lugares (recuerdos, memorias). Mientras más caminos tienes, más fácil es llegar a un lugar; mientras más demanda hay del camino—es decir, mientras más usas la memoria—mejor estará la memoria. También, mientras más caminos tienes para llegar a un lugar, mejor llegarás a la memoria desde cualquier lugar en el cerebro. Por consiguiente, si hay una valla en una conexión (ansiedad por el examen, por ejemplo), teniendo un número de conexiones, todavía podrás acceder a la memoria. También, mientras más transitas estos caminos, más familiares se te harán. Cuando se llega a este punto, comienzas a llegar al dominio total.

Además, el sueño parece tener un papel clave en la formación de la memoria. Por consiguiente es importante que descanses lo suficiente cuando estudies. Muchos estudios sugieren que tendrías que estudiar poco antes de ir a dormir para reforzar tu memoria y liberarla de otras distracciones. Sin embargo, esto no quiere decir que tienes que estudiar hasta quedarte dormido. Cuando estudias tienes que estar totalmente lúcido y tener el menor número de distracciones posible. Las distracciones incluyen no sólo las típicas como llamadas de teléfono, correos electrónicos, ladridos de perros e interrupciones de colegas/familia, sino también otros recuerdos que se están formando; esto explica por qué los estudios indican que el sueño es la mejor manera para cimentar estas conexiones. Para seguir con la analogía del camino, hay una capacidad limitada para desarrollar conexiones entre neuronas, así que tendrías que dirigir tanta de esta capacidad para hacer las conexiones que quieres mantener. Para ampliar la analogía, la capacidad de desarrollar una conexión se puede manejar hasta cierto punto, razón por la cual es preferible estudiar en trozos reducidos más que estudiar por períodos largos. Generalmente, el material estudiado al principio y al final se retiene mejor, mientras que el material en el medio se olvida más frecuentemente. Por consiguiente, estudiar por tres períodos de 30 minutos puede ser más efectivo que estudiar por un solo período de hora media.

Finalmente, otra sugerencia que aprendí en la facultad es que se recuerda mejor la información en el mismo tipo de situación en la que se la aprendió. Así, resulta importante que trates de aprender el material de manera similar a la manera en la que la tienes que poner en práctica. Es decir, es probablemente mejor no estudiar en un bar lleno o delante de la televisión, ya que seguramente te examinarás en una situación supervisada y aplicando tus conocimientos en un ámbito laboral. No estoy sugiriendo que estudies en vez de hacer el trabajo que te toca; eso podría causar una distracción que puede impedir seriamente tu capacidad de estudio.

Objetivos

Mientras estudias, una de las preguntas primeras que tendrías que hacer es por qué estás estudiando. ¿Qué piensas hacer con este material? Para el candidato que toma el examen de CAMS, el objetivo último es seguramente obtener el nombramiento de CAMS. Sin embargo, si sólo estás estudiando para conseguir el certificado, seguramente estás perdiendo uno de los aspectos más importantes del estudio. La mayor parte de los candidatos al examen estarán involucrados en un área donde el conocimiento avanzado de ALD es útil si no esencial. Antes que pensar en el aprendizaje como simplemente un camino para la certificación, piensa en él como una manera de mejorarte profesionalmente. Así, recibes más que sólo la certificación—no es que “solo” es una certificación, ya que de hecho vale la pena conseguir el certificado por el certificado mismo—sino que consigues una comprensión más profunda del ALD, lo que te llevará a ser un mejor profesional de ALD. Más conocimiento y dominio—el proceso por medio del cual el aprendizaje se integra al punto de que se puede aplicar—puede llevar a mayor satisfacción profesional, mejor sueldo y mayor seguridad laboral. Piensa en la certificación como un reconocimiento formal de tu conocimiento aumentado antes que en objetivo único. Después de todo, uso el conocimiento adquirido en mis estudios para el nombramiento de CAMS mucho más que el certificado que tengo colgado en la pared de mi oficina.

Sin embargo, no obstante el fin por el cual estudias, encuentra alguna razón por la cual estudias para que puedas ajustar tu enfoque para lograr tus objetivos.

Motivación

Una de las herramientas más poderosas que podemos tener para aprender es el deseo para aprender el material. Si en verdad no estás interesado en él, aprenderlo será una tarea tediosa. Recuerdo estar mirando algunos libros de texto (especialmente de física y de estadística) donde el material estaba escrito sobre todo en fórmulas y suponía conceptos matemáticos complejos por lo que se me hacía difícil interesarme en ellos (esto era por la época en la que uno tenía que calcular sus propias estadísticas, no cuando simplemente se podía usar un programa de computadora). Esto explica por qué no me especialicé en matemáticas; no había ni interés ni aptitud (seguramente hay alguna correlación entre ellas, pero no recuerdo cómo calcularla).

Muchos estudios respaldan el concepto de que aprender material interesante resulta más fácil, pero probablemente esto ya lo sabes. Piensa en tus revistas favoritas o en secciones del diario. Probablemente conoces el tema muy bien y encuentras el momento para continuar tu interés en el material. Piensa también en el fanático de deportes rabioso que puede desgranar conocimiento casi enciclopédico de estadísticas sobre su equipo favorito y sus jugadores pero a quien le resulta difícil entender lo básico de algo con lo que no se encuentra familiarizado. A este tipo le encanta su equipo y nunca consigue suficiente información sobre él. De manera interesante, el fanático de deportes no considera que está estudiando, sino que para él es asunto de satisfacer el hambre que tiene por la información sobre su equipo. Eso no quiere decir que tienes que convertirte en un loco del ALD (aunque querrías poder desgranar algunas estadísticas de FATF y de la Ley del Patriota de EE. UU.) pero tener una pasión para aprender el ALD hará que estudiar sea tanto más fácil.

Técnicas de Estudio

Ahora que has decidido lo que quieres obtener del estudio y que tienes la motivación para hacerlo, ¿cómo lo vas a hacer? Primero, resulta provechoso encontrar el material que tendrás que estudiar. Para el candidato de CAMS hay una Guía de Estudio de CAMS que contiene el material que necesitarás para tu examen, para nuestro fanático del deporte, hay muchos espectáculos de radio y televisión lo mismo que revistas, sitios de Internet y otros fanáticos que pueden dar un cúmulo de información.

En segundo lugar, cuando encuentres los materiales que necesitas para estudiar, necesitas empezar a estudiar. Frecuentemente es cosa de leer el material. Si bien puedes sentarte y leer todo la Guía de Estudio de CAMS en un mes, probablemente no sea la mejor manera para aprender el material. Los estudios hechos sobre el aprendizaje demuestran que puedes retener un 10 por ciento de lo que lees; sí, olvidarás mucho más de lo que recordarás si sólo lo lees (sé suficiente de estadísticas para poder aclararme sobre esto). En vez de releer el material diez veces esperanzado de retenerlo todo, hay unos hábitos de estudio que pueden ser útiles. Uno de ellos es leer el material para conseguir una comprensión general de los grandes conceptos. Ya que sólo estás reteniendo un poquito, de esta manera empezarás a formar un trazado básico de lo que tienes que aprender. En la relectura, tendrías que poder rellenar más información en ese trazado original que hiciste. Otras lecturas ayudarán para seguir rellenando.

Sin embargo, antes que sólo leer y releer, deberías aplicar estrategias adicionales, en particular el acto de hacer algo mientras estudias. No, no quiero decir hacer dibujitos en tu Guía de Estudio, sino transferir algunos de los conceptos clave o elementos que quieres revisar en mayor detalle (o simplemente recordar para uso posterior) en hojas aparte. La transferencia misma incrementará grandemente tu retención del material—hasta el 90 por ciento. Transferir el material—no hacer una copia literal—a apuntes se notará útil a medida que consigas una comprensión mayor del material y te permitirá comprobar tu conocimiento y determinar cuáles aspectos requieren más esfuerzo. Aquí resulta clave poner en tus propias palabras el material antes que simplemente copiar el texto exacto de la Guía de Estudio. Cuando tomé el examen de CAMS, tenía unos apuntes manuscritos que llenaban 44 hojas. Cuando fue el momento de hacer las preparaciones de último minuto, resultó mucho más fácil revisar las 44 páginas que los cientos de páginas del manual. Podía revisar mis apuntes y rellenar las brechas bastante bien, lo que me indicaba que había llegado a dominar el material bastante bien.

Otras sugerencias de estudio que podrías querer considerar son leer las notas en voz alta. Hablar el material y pensar en él aumenta la retención de algo así como 70 por ciento del material. Toma el material que tienes escrito en tus apuntes y reorganízalo de maneras diferentes. Fabrica tarjetas para esas áreas que consideras que necesitan más práctica; esto requiere que pongas el material en tus propias palabras y enfréntate a él como si fueras el instructor y no el alumno. Crea recursos mnemotécnicos para las secciones más complicadas, tal como la palabra HOMES para los Grandes Lagos, donde la H significa Hurón, O, Ontario, M, Michigan, etc. Estas estrategias adicionales aumentarán significativamente tu retención del material. Las variadas maneras de estudiarlo te harán entender el material de maneras diferentes, distanciándolo del aprendizaje memorístico y haciéndolo un aprendizaje más activo. Esto también creará de manera significativa más conexiones con el material, lo que quiere decir que tendrás más posibilidades de recordarlo — tanto al momento del examen como después en tu desempeño profesional — cuando lo necesites.

Perseverancia y Ritmo

Como se indicó arriba, la repetición es la clave de una retención efectiva y para recordar el material. Probablemente encontrarás que recordar los conceptos clave contenidos en la Guía de Estudio no se logrará de la noche a la mañana o sólo en una semana. Por consiguiente, es importante que empieces pronto. Una de las preguntas que he oído mucho en los cursos preparatorios es “¿cuánto debo estudiar para el examen?” No le puedo dar una respuesta cierta a esto ya que cada uno tiene su propio ritmo. En el caso mío estudié más de 50 horas por más de tres meses. Pero me sabía la información al dedillo cuando fui a dar el examen.

Como se dijo en las sugerencias de estudio anteriores, mucho del aprendizaje ocurre cuando revisas el material y lo reprocesas de maneras diferentes. La repetición y la variedad son esenciales para el aprendizaje con éxito. Visto que el proceso de formación de la memoria generalmente funciona mejor en pequeñas partes con revisión frecuente y repitiendo de diferentes maneras, y que la Guía de Estudio es bastante larga, tiene sentido hacer un plan que te permitirá planificar tiempo suficiente para leer el material, re-leer, practicar y practicar aún más y revisar nuevamente el material. Como llegan a entender finalmente muchos alumnos, el estudio de última hora y de grandes trozos no resulta efectivo; tratar de “aprender” una Guía de Estudio de cientos de páginas en un período corto probablemente no produzca buenos resultados. Al contrario, la mejor solución es tomar un período mucho más largo, construyendo gradualmente sobre la base de tus conocimientos y encontrar nuevas maneras de interconectar la información. Como ejemplo, en la Guía de Estudio, se incluyen muchas de las vulnerabilidades de ciertos productos o de riesgos de ALD asociadas con algunos clientes en algunos de los estándares internacionales. Por consiguiente, el tema correspondiente de bancos y Personas Políticamente Expuestas surgirá tanto en la sección de vulnerabilidades como en la de estándares internacionales. A medida que continúan tus estudios, seguramente notarás que los conceptos de mitigación de riesgo incluido en los estándares internacionales con frecuencia aparecen en la sección de programa de cumplimiento de ALD. Si puedes empezar a hacer este tipo de conexiones, estarás avanzando mucho en dominar el material.

Otra sugerencia es desarrollar un programa de estudio, y, como en el caso de una dieta exitosa, adherir a él. Para los momentos en los que no puedes necesariamente dedicarle un nicho de tiempo, asegúrate de recuperarlo para no retrasarte en tu programación. Puede ser de ayuda grabar tus apuntes, tal vez en video, grabarte dictando notas o archivándolas en una computadora portátil para que puedas estudiar cuando tengas un rato libre, como cuando hagas viajes largos (si te toca manejar, por favor usa sólo las opciones de audio) o cuando estás esperando algún turno.

Consejos Adicionales

En cuanto a cómo prepararse para estudiar, hay unos cuantos puntos básicos que conviene tomar en cuenta. Asegúrate de tener a mano los materiales que necesites, tales como la Guía de Estudio, papel, bolígrafos/lápices, resaltadores u otras maneras de tomar notas (por ejemplo, computadora); encontrarás tus estudios significativamente impactados si necesitas levantarte para conseguir materiales durante tus sesiones de estudio. Deberías estudiar en un lugar iluminado libre de distracciones; si estudias en casa, esto podría querer decirles a los miembros de la familia/compañeros de habitación que no hay que interrumpirte mientras estudias. En algunos casos, puede ser útil escuchar música tranquila (por ejemplo clásica o jazz) que te permita evitar distracciones.

Un gran motivador y ayuda de estudio es tener un grupo de respaldo. Esto puede suponer tanto decirles a los miembros de la familia/compañeros de habitación que estás estudiando para un examen, como encontrar a otros que van a tomar el mismo examen y estudiar con ellos. La opción primera puede motivarte a estudiar más, ya que otros estarán esperando oír la buena nueva de que has aprobado el examen, así como motivarte a tener éxito la primera vez. La segunda opción tendrá los mismos efectos y la posibilidad de consultar con otros que se encuentran en la misma situación. También, pueden comprobar ideas uno con el otro y ayudarse cuando encuentran dificultades. Este nivel de interacción logrará más de esas conexiones que establecen recuerdos.

Tal vez la mejor sugerencia consiste en incorporar la práctica de aprendizaje. Después de todo, para qué haces todo este estudio para entender el material si no es para usarlo en tu empleo como un profesional de ALD. Si te encuentras involucrado en investigaciones para una institución financiera, puede que estés familiarizado con lo que haces para llevar a cabo una investigación, pero piensa sobre lo que pasa cuando entregues ese informe de actividad sospechosa. La parte de investigaciones de la Guía de estudio te ayudará a aprender lo que hacen las fuerzas de cumplimiento de la ley con esos informes y cómo congelan fondos. Si eres un regulador, considera algunos de los riesgos involucrados en algunos productos o asociados con cierto tipo de clientes y adelanta maneras en las que una institución puede mitigar o controlar los riesgos que plantea tu relación. La sección de ALD del programa cubrirá muchos de los controles que se encuentren a mano. Si estás ocupándote de una institución, cuáles son los que usan y cuáles no están usando—y si no están usando algunos de los controles, de qué otra manera podrían estar controlando el riesgo. Puede ser que haya controles todavía no incluidos en la Guía de Estudio, pero puedes unir los puntos sobre cómo las instituciones pueden controlar los riesgos. Sólo hay unas pocas maneras de acercarse a esto, pero este es el tipo de pensamiento creativo que te ayudará a convertirte en un mejor profesional de ALD desde el momento en que entiendas cómo los productos y servicios ofrecidos por las instituciones financieras ese encuentran mal usadas por los lavadores de dinero, cómo las instituciones financieras establecen controles para mitigar estos riesgos (y cómo la institución evalúa los riesgos, tanto inherentes como residuales), cómo identifican e informan actividad sospechosa a las fuerzas de cumplimiento de la ley y lo que hacen estas fuerzas en relación a esto. Los estándares internacionales, a menudo considerados como la parte más difícil, ya que la mayor parte de la gente no se expone suficientemente a esas reglas, unen todos estos aspectos. 

Kevin M. Anderson, CAMS, director, Bank of America, Falls Church, VA, EE. UU. Kevin.m.anderson@bankofamerica.com

Leave a Reply