Más Que Una Resolución

Hay una fórmula fácil para averiguar cómo cumplir con todas las resoluciones futuras: claridad + esfuerzo = éxito. Lo que hace que mantener las resoluciones sea tan difícil es definir lo que realmente se quiere (claridad) y hacer todo lo que esté a la mano para conseguirlo (esfuerzo). Sin embargo, no resulta nada fácil cumplir con las resoluciones. Por eso tenemos que seguir haciéndolas cada año, normalmente las mismas, una vez tras otra. La otra razón por la que somos tan masoquistas como para repetir el ciclo de decepción cada año es que consideramos a nuestras resoluciones como enemigos. Las ideas y metas que sentimos que tenemos que crear para dar la apariencia de que queremos ser “mejores” o “más saludables” o incluso queremos ser “cuidadosos”. Nosotros (con buenas intenciones) proclamamos que vamos a resolver nuestras inseguridades con nuestros hábitos y apariencias físicas sin querer honestamente resolverlas. Hay que dejar de fumar. Pero, ¿realmente quiere uno dejar de fumar?

Honestamente creo que cada uno de nosotros tendría éxito en hacer realidad nuestras resoluciones si fuera realmente lo que deseamos con todo nuestro ser. Así que, por favor, ahórrese una decepción y un arrepentimiento innecesario y salte el punto de «resoluciones de año nuevo» de su lista si no tiene ningún objetivo con el que esté obsesionado hasta la médula. Si no deja de fumar, se decepcionarás a sí mismo, a sus seres queridos, que entonces creerán con más fuerza que nunca dejará de fumar y que en realidad fumará más (lo que viene de mi experiencia personal). Así que pregúntese si tiene objetivos profesionales, personales, sociales, financieros o generales (resoluciones) que signifiquen algo para usted. Además, y no puedo insistir sobre ello lo suficiente; ¡está bien no tener resoluciones! Sólo usted puede decidir en última instancia si tiene algo que resolver. Si no es así, ámese a sí mismo, trate de disfrutar su trabajo tanto como pueda, y nunca deje de pensar en cómo puede ser la mejor versión de sí mismo.

Al inicio de mis 30, descubrí que todos los éxitos en mi vida, y especialmente en mi carrera, significaban algo sólo para mí y sucedían sólo cuando el universo finalmente creía que yo genuinamente los quería. «El tiempo lo es todo» es un cliché por una razón. Dejé de fumar en mi intento número 47 cuando tuve una epifanía de que nada iba a impedir que me detuviera, especialmente yo. Sabía que tenía que dejarlo si quería no sólo vivir, sino vivir saludablemente. Bajé de peso cuando me di cuenta de que no quería que la autocompasión y la autodefensa definieran mi carácter. Entonces empecé a ver el gimnasio como mi lugar seguro y la comida saludable como mi super-poder. También me senté y escribí una novela sobre la persona que quería ser en mi carrera y en mi vida personal, para mis amigos y mi familia y para la posteridad. Luego, leí esa novela en cada oportunidad para acordarme y motivarme después de mis fracasos y momentos de casi capitulación. Luego, tiré esa novela y escribí otra nueva.

Continúo ajustando a la persona que quiero ser de manera regular. John Maynard Keynes dijo algo que me hace sentir en paz al cambiar de opinión con regularidad. Dijo, «cuando los hechos cambian, yo cambio de opinión». Cambié mis metas y dediqué mi tiempo limitado a perseguir lo que mi corazón y mi alma deseaban. Para aclarar, no cambio mis metas todos los días, pero sí las cambio cuando sé que la meta en cuestión no está avivando mi pasión. Saber lo que no quieres es importante a medida que descubres lo que sí quieres. La moraleja de la historia es que el 2020 va a ser el año en el que cambien el paradigma de resolución que tienen actualmente. La toma de resoluciones se convertirá en una filosofía y una forma de vida; dejará de ser una tarea que te tortura durante el primer trimestre de cada año.

Las siguientes son las resoluciones que hice en el curso de mi vida que han sido invaluables para mí, especialmente en el viaje que es mi carrera. Ese viaje no está cerca de terminar (a menos que el billete de lotería que recibí para el Jánuca me dé un camino fácil para la jubilación). Seguiré editando y redescubriendo quién quiero ser y qué quiero lograr, pero estas resoluciones han sido eternas, hasta ahora, en su eficacia, confiabilidad y productividad.

Resolución 1: Escribiré Mi Novela, Memorias y Autobiografía… y Nunca lo Dejare

«Novela, memorias y autobiografía» es una metáfora. Literalmente, su primer propósito será escribirlo todo. No guarde nunca sus resoluciones y objetivos sólo en la memoria. Es la mejor manera de olvidar, diluir y empañar todo el proceso. Escribir crea responsabilidad y claridad. Además, editar, añadir y elaborar a través de la escritura le permite registrar su evolución, progreso, fracasos y logros. Con el tiempo, termina teniendo lo que parece un manuscrito.

Comience con su carrera. Entrevístese y analice cómo llego al lugar actual. Lo más importante es que se haga una idea muy específica y detallada de dónde quiere estar en su carrera y cómo llegar allí en el transcurso de seis meses, un año, cinco años y diez. Para empezar, puede hacerse las siguientes preguntas: ¿cuál es mi título de trabajo, función, importancia, etc.? ¿Dónde esperaba estar en este momento de mi carrera? En base a mi posición actual, ¿cuáles son las posibilidades de crecimiento y de promoción y realización profesional? Eventualmente se encontrará en una madriguera de descubrimiento personal, que es exactamente donde debe ir. Sea consciente de la posibilidad de decepción por la forma en que su realidad se desvió de sus sueños, pero busque el inevitable empoderamiento que viene con una visión honesta y cándida de sí mismo. Por último, hágase la pregunta más importante: ¿cómo pasaré mi tiempo avanzando en mi carrera? Aquí es donde se hacen las resoluciones.

Resolución 2: Trataré Cada Día Como si Fuera la Víspera de Año Nuevo

Por favor, no festeje como si fuera 1999 cada noche. (Aunque sería una resolución impresionante.) Mire, enmiende y cree nuevas resoluciones regularmente. No tiene que ser todos los días, pero debe hacerse en intervalos coherentes. Tiene que hacerse cargo, lo que significa hacer un balance de sus acciones y del progreso hacia sus resoluciones. Un consejo práctico es limitarse a tres o cinco resoluciones. Si son más, se encontrarán demasiado limitados sin el ancho de banda para poder apuntar a cada una con toda su energía.

Resolución 3: Decidiré Quién Soy, Qué Valoro y Viviré Según Mis Propios Estándares

No hay nada que ayude más a la confianza en uno mismo que el hecho de no vivir según sus propias normas. Sé que los dos conceptos parecen estar en contra, pero escúcheme. Una vez, pasé por una fase en la que leía libro de sabiduría tras libro de sabiduría (léase: libros de autoayuda), y un autor enfatizó un ejercicio específico. Dijo que todos deberíamos crear una lista de nuestros valores más inviolables que deberíamos laminar, literalmente. Estos cinco valores serían el faro cada minuto de todos los días. Lo más poderoso de este ejercicio es que uno recupera todo el control de su comportamiento, decisiones y acciones. Si está a punto de comprar una caja de donas, entonces se detendrá o se decepcionará sólo a si mismo porque la disciplina es uno de sus valores más preciados. El tema es que, de cualquier manera, uno es el único que fracasó o tuvo éxito. Las influencias externas triviales, la presión de los compañeros y las inseguridades perderán lentamente su importancia y uno será el dueño de su propia autoestima. Hay que resolver definir exactamente lo que uno representa y cómo vivirá su vida. Le prometo que su carrera y sus decisiones laborales diarias serán más sabias, tendrán más impacto y atraerán más la atención de los que toman las decisiones en la oficina. Se volverá intocable en el trabajo y en su vida personal porque la gente se dará cuenta de que no puede cambiarle de fase. Sólo usted puede hacerlo.

Resolución 4: Encontraré Mi Sistema de Apoyo en el Lugar de Trabajo

Aunque la motivación es 100 % intrínseca, los amigos, asesores y colegas son una gran fuente de inspiración y de soporte. Fundamentalmente, en este artículo sostengo que el empoderamiento proviene de un sentido inquebrantable de responsabilidad personal, pero todos necesitan ayuda y apoyo en el camino. Como profesional de cumplimiento, puede comparar esta resolución con uno de los pilares de la Ley de Secreto Bancario: necesita pruebas y supervisión independientes. En la práctica, tiene que rodearse de colegas y socios de trabajo que lo ayuden (directa e indirectamente) a cumplir sus resoluciones de año nuevo. Indirectamente, los asociados de confianza pueden tener los medios, la idiosincrasia, los logros, los cargos y las filosofías que uno respeta y de los que se puede aprender y a los que uno puede adaptarse. Directamente, puede reclutar un asesor o junta de asesores para que sean sus auditores y le proporcionen el amor severo, los hombros sobre los cuales llorar y el consejo que todos necesitamos cuando hacemos cosas nuevas y extrañas con las que luchamos al principio.

Todos estamos programados para auto engañarnos y hacernos creer que nuestros fracasos fueron culpa de otras personas o responsabilidades. Sin embargo, al hacerlo violamos la Resolución 2 y renunciamos a nuestro poder. Incluso los más autoconscientes caemos víctimas de este mecanismo de defensa. Necesitamos personas que realmente se preocupen por nosotros—nuestro sistema de apoyo—para señalar nuestras debilidades y culpabilidad en nuestros propios errores. Sea duro con usted mismo pero también recuerde perdonar. Es parte del ser humano.

Conclusión

No es necesario hablar y hablar para dar sentido a metas, deseos y resoluciones. Sin embargo, las metas deben ser un reflejo del 100 % de uno. Abstente de pensar que sus resoluciones son estúpidas, tontas o no lo suficientemente buenas. Eso no es negociable. En última instancia, todos queremos las mismas cosas en la vida. Pero cómo conseguirlas, cuánto tiempo nos lleva y qué tenemos que hacer para conseguirlas son tan innumerables como las estrellas en el cielo. Nunca es demasiado tarde para averiguar lo que quiere y quién es; por lo tanto, haga resoluciones como si su vida dependiera de ello. Esa es una manera segura de cumplirlas.

Sanjeev Menon, columnista de Orientación Profesional de ACAMS, gerente del área de práctica sénior de cumplimiento, legal y privacidad, Infinity Consulting Solutions, Inc., Nueva York, NY, EE.UU., smenon@infinity-cs.com

Leave a Reply