Mónaco apunta a una vulnerabilidad clave en materia ALD: Los yates de lujo

Por: Gabriel Vedrenne

El miedo al fracaso puede ser un poderoso motivador.

Antes de la evaluación global que finalizó en marzo, Mónaco, que ocupa menos de una milla cuadrada pero cuenta con miles de millonarios y multimillonarios como residentes, reformó su marco de antilavado de dinero (ALD), publicó una nueva estrategia ALD y asesoró formalmente a las instituciones sobre la amenaza de financiación ilícita que presentan a veces los agentes deportivos y los bienes inmuebles.

Mónaco también dio el paso innovador de instruir a empresas y profesionales sobre cómo protegerse contra el flujo de fondos ilícitos a través del multimillonario sector de los yates de lujo del principado, una industria que ahora está en el punto de mira de la opinión pública en medio de la invasión rusa de Ucrania y la masiva serie de sanciones y confiscaciones que los países occidentales han llevado a cabo en respuesta.

«Se trata de una auténtica revolución para el sector porque, aunque las apuestas financieras son a menudo considerables, la diligencia debida es muy escasa, sobre todo en lo que respecta al conocimiento del cliente y a la identificación del origen de los fondos», explica a ACAMS moneylaundering.com  Anna Curau, consultora de Geneva Compliance Group en Mónaco.

Los yates de lujo son embarcaciones que superan los 40 metros de largo, cuya construcción y mantenimiento cuestan decenas (si no cientos) de millones de dólares, aparecen con frecuencia en casos de delitos financieros en todo el mundo, empezando por Equanimity, una embarcación de 90 metros que Jho Low, el ahora infame financiero fugitivo malasio, adquirió en 2014 con 250 millones de dólares robados del 1MDB.

El caso del gobierno estadounidense contra Low no es un hecho aislado.

En 2018, Malta incautó el lujoso yate Indian Empress de 95 metros del empresario indio Vijay Mallya, después de que el Reino Unido lo acusara de participar en fraudes y lavado de dinero. El año pasado, en respuesta a una solicitud de EE.UU., Interpol incautó en Beirut el barco de 17 millones de dólares del empresario turco, presunto defraudador y lavador de dinero: Sezgin Baran Korkmaz.

Aparte de esos y otros ejemplos destacados, los constructores, corredores y otras empresas que componen el sector han evitado casi por completo el escrutinio normativo y legal, dijo Yehuda Shaffer, exdirector de la unidad de inteligencia financiera de Israel.

«A pesar de algunos ejemplos de alto perfil, los yates han sido ignorados hasta ahora», dijo Shaffer. «Tendemos a centrarnos en las cuentas bancarias y los bienes inmuebles, pero los yates suelen valer mucho más... pero son más complicados de rastrear porque, a diferencia de los bienes inmuebles, pueden ser propiedad de una jurisdicción, estar registrados en otra y almacenados en otro lugar», dijo.

Hace dos años, Yachtzoo, una agencia inmobiliaria que se estableció en Mónaco en 2007, apareció en una denuncia de confiscación en EE.UU. tras haber aceptado supuestamente 2,7 millones de dólares de Jho Low.

Organized Crime and Corruption Reporting Project reveló que, entre 2006 y 2008, Nakhimov Yachts, un constructor naval local, amuebló el lujoso yate Celestial Hope de 47 metros perteneciente al empresario ruso Valentin Zavadnikov, por casi 3 millones de euros.

Exsenador convertido en magnate de los negocios, Zavadnikov supuestamente ayudó a organizar la multimillonaria trama de lavado de dinero que ahora se conoce como la Troika Laundromat.

Mónaco cuenta con no menos de 252 empresas y 1.500 empleados dedicados a la financiación, venta, construcción, mantenimiento y la tripulación de yates de lujo. Pero una evaluación nacional de riesgos (NRA, por sus siglas en inglés), publicada hace cinco años, no incluye ni una sola referencia al sector.

Los tiempos han cambiado.

En noviembre, una actualización de la NRA situó al sector de la náutica como la principal vulnerabilidad del Principado frente a la delincuencia financiera, debido a su supuesta insuficiente comprensión del riesgo de los clientes, su «significativa» exposición al lavado de dinero y a la financiación del terrorismo y su tibio compromiso general para protegerse de esas actividades.

En febrero, Mónaco incluyó explícitamente a quienes se dedican a «la venta o el alquiler de embarcaciones de recreo» en los requisitos del programa ALD.

«En el momento de la primera NRA este sector estaba mucho menos desarrollado», dijo un funcionario de SICCFIN, la unidad de inteligencia financiera de Mónaco, a ACAMS moneylaundering.com  en un correo electrónico. «La náutica es ahora el cuarto sector más importante de la economía, el número de actores se ha multiplicado significativamente [y] era imposible descuidar esta actividad».

Cada vez aparecen más casos relacionados con la venta y el alquiler de yates lujosos en las operaciones de transacciones sospechosas y las instituciones financieras han mostrado una nueva reticencia al abrir y mantener cuentas para el sector, escribió el funcionario, quien describió la evolución como «una expresión de la vigilancia del sector bancario».

Alerta banqueros

En respuesta a una amenaza que el gobierno considera ahora superior a la de los bienes inmuebles o la banca privada, SICCFIN publicó un aviso de 35 páginas sobre los vínculos entre las finanzas ilícitas y la navegación en yate.

Las estructuras jurídicas domiciliadas en jurisdicciones con controles laxos en materia ALD constituyen una proporción significativa de la clientela del sector, según las orientaciones. Los propietarios efectivos de los yates de lujo canalizan regularmente sus pagos a través de esas estructuras y de otros intermediarios para evitar ser advertidos.

«Un análisis de los clientes de este sector muestra que uno de cada ocho es una persona políticamente expuesta», advirtieron los funcionarios en una NRA antes de la orientación. «Esta proporción, ya de por sí elevada, podría aumentar cuando los profesionales sean realmente capaces de identificar a sus clientes con exactitud, lo que actualmente no es el caso de la mayoría de ellos».

Para ilustrar la falta de debida diligencia, Mónaco citó un caso en Alemania en el que un constructor de yates aceptó construir uno de 380 millones de dólares para un individuo con unos ingresos mensuales oficiales de 6.800 dólares. Esos detalles apuntan a Teodorín Obiang, cuyo padre gobierna Guinea Ecuatorial desde 1979.

Otra tipología hace hincapié al uso de intermediarios y personas jurídicas registradas en múltiples jurisdicciones para ofuscar el rastro del dinero, describiendo—aunque de forma indirecta—la adquisición por parte del empresario nigeriano Kolawole Aluko del Galactica Star, construido en Holanda, a cambio de 82 millones de dólares de sobornos recibidos por contratos petroleros.

En este caso, el agente inmobiliario del yate que compró directamente la embarcación no tenía un historial comercial previo y sólo atendía a un cliente que operaba en el sector de la extracción de petróleo de alto riesgo y mantenía estrechos lazos con un funcionario nigeriano, también sometido a un intenso escrutinio mediático.

«Este documento es un primer paso prometedor, pero todavía no hay supervisión ni formación en este ámbito, por lo que las autoridades tendrán que dedicar recursos para formar, supervisar y sancionar si es necesario», dijo Shaffer, exdirector de la unidad de inteligencia financiera israelí.

Las reformas aprobadas en enero y febrero permiten más incautaciones de activos ilícitos, autorizan sanciones contra los bancos por fallos relacionados con la debida diligencia y amplían las normas ALD a la venta y el alquiler de «embarcaciones de recreo», aeronaves, así como a la venta y el comercio de joyas, metales preciosos y antigüedades, pero pueden haber llegado demasiado tarde para afectar al resultado de la evaluación de Mónaco por parte de MONEYVAL, la filial regional del Grupo de Acción Financiera Internacional.

«Podría haber sido más apropiado adoptar estas reformas y publicar toda esta documentación antes para que el sector privado pueda aclimatarse y, sobre todo, para que MONEYVAL pueda observar su eficacia», dijo Curau.

Leave a Reply