Reflexiones de la Cuarentena Sobre la Industria del Cumplimiento y del ALD

La vida de lunes a viernes es drásticamente diferente ahora para un gran porcentaje de personas tanto en EE.UU. como en todo el mundo. Hoy en día hay más personas bajo algún tipo de cuarentena obligatoria que las que había en 1940—2.600 millones.1 La mayoría, si no todos, trabajan desde casa, así como practican el distanciamiento social para frenar la propagación y evitar enfermarse de COVID-19. A todos los primeros en responder—enfermeros, médicos, agentes de control legal y otros en la primera línea de la lucha contra el virus—les damos las gracias. Esta gratitud también se extiende a los héroes a menudo olvidados: los trabajadores de las tiendas detrás de las cajas registradoras, quienes abastecen los estantes y hacen entregas. Ustedes son la razón por la que todavía tenemos comida y otras necesidades.

En cuanto a los demás, nuestra principal prioridad ha sido crear y mantener una rutina de trabajo normal y ser productivos a distancia. Además, nos preocupamos por mantener a nuestros niños seguros, sanos y activos en el interior, buscando diligentemente suministros como comida y papel higiénico, o continuando la búsqueda de trabajo y las entrevistas sin estar nunca en la misma habitación con los que hacen las preguntas. Estamos en tiempos interesantes, por decir lo menos.

Mi trabajo como reclutador está ligado al estado de la economía. Una buena economía equivale a más empleos y viceversa. Por lo tanto, estoy agradecido de haber surgido en la industria del reclutamiento durante la Gran Recesión. Aprendí el valor fundamental de los reclutadores, aprendí cuán importante son las agallas para el verdadero éxito y el logro, y aprendí cuán fácil es pasar de algo a nada (y no viceversa). Lo más importante es que la Gran Recesión me preparó para todas las recesiones económicas que se avecinaban. Me dio un punto de referencia y lecciones para navegar en las aguas turbulentas de la corriente. El lado positivo del actual declive económico es que no proviene de un fallo fundamental en nuestra economía. La Gran Recesión fue el resultado de una sobreabundancia de imprudencia financiera, avaricia y crédito imaginario. La economía fue el virus. Ahora, la economía está enferma de gripe (en sentido figurado) y es incapaz de funcionar normalmente. Aunque no hay un calendario para el regreso a la normalidad, habrá un final. Como especie, nuestros genes de supervivencia se activan en tiempos de incertidumbre. Además, la economía mundial siempre se ve afectada negativamente cuando experimentamos la incertidumbre colectivamente y estamos más centrados en mantenernos vivos que en vivir.

En mis conversaciones diarias con los buscadores de empleo y los gerentes de contratación, he sentido y observado una paz mental rejuvenecedora con nuestras circunstancias actuales y una nueva normalidad. A medida que nos acerquemos a la normalidad, habrá un frenesí alimentario de contratación a medida que las empresas reorienten su enfoque hacia viejos (y nuevos) objetivos empresariales que requieren un fuerte talento y cuerpos. Esto no quiere decir que las empresas no sigan contratando y entrevistando, pero ha habido un descenso precipitado en las nuevas oportunidades y en el ritmo de las entrevistas y las ofertas. ¿Cuándo podrían empezar las nuevas contrataciones?

He tenido mucho tiempo para pensar, hablar con los miembros de nuestra comunidad de cumplimiento y antilavado de dinero (ALD), y observar cómo mi trabajo, nuestros trabajos y el mercado laboral han cambiado y podrían cambiar a largo plazo. Lo siguiente es lo que he aprendido de mi tiempo en la cuarentena de COVID-19.

Observaciones, Pensamientos y Predicciones

Trabajando Desde Casa y el Acceso Remoto al 100 % se Convertirá en una Característica Estándar en lugar de una Ventaja Respecto de o una Alternativa Para Estar en la Oficina

¿Ha notado que trabaja más horas al día ahora que antes de la cuarentena? Al eliminar la necesidad de viajar, algunos empleados pueden tener de una a dos horas más de tiempo de trabajo productivo. Mientras que las empresas pueden ser cautelosas al principio, tener empleados con tiempo de trabajo productivo lleva a mayor productividad. Algunos podrían decir que los obstáculos logísticos de la programación de las llamadas a distancia y el acorralamiento de todas las partes necesarias añaden más trabajo e inconvenientes, pero esta ineficiencia debería desaparecer una vez que la población se acostumbre al trabajo a distancia al 100 % y a medida que la tecnología siga evolucionando para resolver los problemas actuales. Esto no quiere decir que las oficinas no tengan grandes beneficios más allá de permitir que los supervisores supervisen. No puede haber nada más inspirador que estar cerca de sus colegas más creativos y exitosos y podemos escapar de los hogares agitados y abrumadores. Sin embargo, el trabajo desde casa perderá su novedad y se convertirá en una característica esperada de la mayoría de las empresas después de la cuarentena a largo plazo.

La Mejora de los Planes de Continuidad del Negocio Debe Convertirse en el Centro de Atención Cuando Regrese la Normalidad

No puedo contar el número de altos ejecutivos que se quedaron atónitos por la falta de preparación para la cuarentena y el distanciamiento social. La creación de acceso remoto, redes privadas virtuales, fichas, la difusión de hardware, y la decisión de a quién se le permitía el acceso remoto y quién era un riesgo para la seguridad se convirtió en una pesadilla logística. Los líderes de las unidades de negocios, los departamentos de tecnología de la información y la mayoría de los empleados pasaron más tiempo averiguando cómo hacer el trabajo que haciendo el trabajo.

Los planes de continuidad de negocios (BCP, por sus siglas en inglés) deberían ser más que palabras sobre el papel. Los BCP, la recuperación de desastres y la experiencia y el talento en materia de riesgos operacionales deberían tener una gran demanda cuando el mundo pase de la lucha contra COVID-19 a la recuperación de su impacto.

El Precipitado y Repentino Declive Económico Pronto Pondrá al Descubierto los Casos de Fraude y Actividad Ilícita

Ni siquiera Bernie Madoff pudo evadir la Gran Recesión. Su caso es el más dramático y extremo, pero la Gran Recesión sacó a la luz muchos esquemas de fraude o Ponzi scheme y actividades fraudulentas. Las agencias de control legal regularmente atrapan a los estafadores en un buen mercado, pero las implosiones en los mercados financieros y las pandemias son la kriptonita para el mayor de los delincuentes de cuello blanco. Las recesiones económicas obligan tanto a las empresas legítimas como a las turbias a limpiar la casa, así como a evaluar las operaciones y condiciones internas. Los autoajustes de las empresas durante los malos tiempos llevan a que se denuncien las irregularidades, a que se revelen las malas prácticas, a que se produzcan quiebras inesperadas y a que las empresas delictivas pierdan la capacidad de cubrir sus huellas con inversiones adicionales y con el abracadabra contable. A mi modo de ver, no vamos a experimentar otro 2008. Sin embargo, podríamos ver resultados similares en menor medida. El declive económico debería conducir a una fiebre del oro para los bufetes de abogados, los consultores de gestión, las empresas de asesoramiento y las empresas de dotación de personal a largo plazo.

El COVID-19 Está Catalizando las Tendencias Actuales de la Industria Bancaria y las Impulsará de Manera Dramática

Desde 2012, los bancos minoristas y comerciales han estado cerrando sucursales a un ritmo más rápido en todo el territorio de los Estados Unidos.3 La banca por Internet y la consolidación en la industria han sido factores fundamentales. Ahora, los bancos se encuentran cerrando miles y miles de sucursales en un esfuerzo por detener la propagación del COVID-19. ¿Cuáles son las posibilidades de que todas estas sucursales vuelvan a funcionar como de costumbre y estén completamente dotadas de personal? Actualmente, la mayoría de las transacciones financieras pueden realizarse en línea sin tener que cambiarse los pantalones de chándal. Con los seres humanos como criaturas de costumbre y los bienes raíces sufriendo numerosos gastos generales, la banca digital se convertirá en un punto de partida tanto para los bancos como para sus clientes.

La Industria de Bienes Raíces Comerciales Declinará y el Espacio Para Oficinas Será Menos Necesario

Esta predicción se liga a la última observación, pero merece cierto reconocimiento por su posible impacto en nuestra cultura de consumo, el empleo en el sector minorista y la cultura del trabajo en general. El alquiler, especialmente en las ciudades, constituye la cifra más alta de gastos generales para un gran número de empresas, tanto grandes como pequeñas. Apuesto a que todos los directores generales se encuentran agobiados por lo que gastan en alquiler de espacio de oficina vacío combinado con la tecnología necesaria para mantener el acceso remoto para decenas, cientos y miles de empleados. A la larga, ¿cuál gasto es más crucial para el éxito de la empresa: el inmobiliario o el de ancho de banda? Luego está el sector de la venta al por menor. ¿Cómo se verán los escaparates cuando empecemos a salir de nuestras casas otra vez? Antes del COVID-19 ya se aumentaba la compra de bienes de consumo en línea, desde ropa hasta alimentos, pasando por tiendas de ladrillos y mortero. Por el momento, he estado comprando el 100 % de mis artículos esenciales en línea con un 100 % de éxito y conveniencia. Me suscribí a e hice compras recurrentes de afeitadoras, botes de dióxido de carbono (me encanta el agua con gas), fórmula para bebés y otros artículos. Personalmente, nunca voy a una tienda por esos artículos a menos que deba hacerlo. Millones de personas con acceso a Wi-Fi y sin deseos de arriesgarse a estar cerca de extraños están haciendo lo mismo.

Las Actividades Virtuales Renacerán

Ahora que nos encontramos sometidos a estar siempre en casa, parece que cada faceta de nuestra rutina diaria ha desarrollado una contraparte digital. Las rutinas laborales no son excepción. Incontables personas están llevando a cabo reuniones de negocios en conferencia y video-llamadas ahora. Nuestra conexión con los que están cerca de nosotros (tanto personal como profesionalmente) debe preservarse, por lo que vale la pena invertir en la amplia gama de plataformas de teleconferencia disponibles, aunque parezca abrumadora para los no familiarizados. Pronto, la mayoría de nosotros nos acostumbraremos a preguntar si usaremos Zoom, FaceTime, BlueJeans o Skype. (¿Soy yo el único que lo piensa, o Zoom es la empresa que más se ha beneficiado de COVID-19?)

Nuestros horarios de trabajo también cambiarán. ¿Cuántos programas y películas de Netflix, Amazon Prime, Hulu, Disney+, Apple TV+ (vaya, tengo demasiadas suscripciones) ha podido usted tachar de su lista? ¿Cuántas horas felices virtuales ha tenido? ¿Ha estado haciendo más ejercicio durante la cuarentena y usando instructores virtuales y videos de YouTube? Personalmente, estoy deseando ver las actividades que Martha Stewart sugiere en su próximo especial de televisión. La auto-cuarentena nos obliga a encontrar fuentes creativas de entretenimiento y socialización. Uno de mis clientes favoritos dijo recientemente que las personas más aptas para pasar la cuarentena son aquellas que experimentaron la Gran Recesión y que han pasado por la cárcel. Estas personas aprendieron a sobrevivir a la peor situación económica de nuestra generación y a mantenerse activas bajo un distanciamiento social forzado, con viviendas limitadas y sin pasar tiempo al aire libre.

Los Departamentos de Recursos Humanos han Sido Vitales e Indispensables Durante Toda Esta Dura Prueba y Serán Tenidos en Mayor Consideración

El equipo de recursos humanos de mi empresa fue fantástico al principio de la transición a trabajar desde casa. Se comunicaban con nosotros constantemente, de forma coherente y siempre tenían respuestas, incluso a preguntas que aún no habíamos hecho. Nos dieron instrucciones proactivas sobre lo que debíamos hacer respecto de las vacaciones próximas y recién terminadas, nos permitieron cambiar nuestros beneficios de viaje al trabajo, respondieron rápidamente y con confianza cuando me puse en contacto con ellos directamente, y han hecho que mis colegas y yo nos sintamos empoderados. Me ahorraría este tema, pero he oído experiencias similares de candidatos, clientes, amigos y familiares sin siquiera abordar el tema. Ofrecían voluntariamente sus opiniones positivas sobre cómo sus respectivos equipos de recursos humanos los estaban guiando a través de esta dura prueba. Esperemos que no volvamos a hacer los mismos viejos chistes de «¡Háganse los calmados que llegó recursos humanos!» sobre nuestros colegas de recursos humanos cuando se presenten en las futuras horas felices de la empresa.

Estaremos Más Agradecidos Por lo que Tenemos Mientras Nos Esforzamos Por lo que queremos y No Tenemos

A medida que he ido madurando, me ha gustado más quedarme en casa. Ver películas y pedir que me traigan comida los viernes, después de una larga semana de trabajo, ahora me resulta más emocionante que las bebidas de la hora feliz (happy hour). Junto a tener un hijo de tres meses, he adoptado con orgullo el título oficial de hogareño. Digo esto porque practico la gratitud activa (también conocida como optimismo, encontrar su lado bueno, encontrar su Buda interior, etc.), lo que me ayuda a mantenerme positivo y equilibrado en todo momento. A partir de abril de 2020, estamos en medio de nuestro primer auténtico susto de salud pública mundial, y nuestras vidas y rutinas diarias han cambiado drásticamente. Para mantenerse cuerdo en el presente, confíe y dependa de todas las partes buenas de su vida. Piense en su familia, sus amigos, las cuatro paredes y el techo que usted llama casa, su cama, el agua potable, la comida, los libros, las películas y los programas de televisión (y mis artículos, por supuesto). Debe esperar unos misteriosos meses por delante con una economía incierta y duras restricciones del gobierno. Cuando me asusto y me pongo ansioso, me recuerdo a mí mismo que soy afortunado y que tengo las agallas para lidiar con todo lo que se me presente. También recorro mi lista de gratitud.

Primero, estoy agradecido de que mi hijo haya nacido antes del brote y el estado de emergencia. Segundo, estoy agradecido de que tener un recién nacido me ayudó a adoptar una rutina que me aclimató a la auto-cuarentena y al distanciamiento social con facilidad. Tercero, estoy agradecido por la tecnología; puedo hablar con mi mamá, mi hermana, mis amigos, mis colegas y mis clientes, ¡todo al mismo tiempo si quisiera! Finalmente, estoy agradecido de que esto también pase.

La próxima vez que se ponga desinfectante de manos, beba agua potable, se dé una ducha caliente, abra la nevera para comer algo o use la tecnología para hablar con sus seres queridos, agradezca al universo lo afortunado que es y lo que tiene. Todos tenemos diferentes maneras y habilidades para hacer frente a los enormes y repentinos cambios de vida. Como mínimo, todos saldremos del otro lado de esta experiencia con una mayor comprensión y más herramientas para hacer frente a los inevitables acontecimientos públicos y personales que nos depara el futuro.

Sanjeev Menon, columnista de orientación profesional de ACAMS, gerente sénior del área de práctica de cumplimiento legal y privacidad, Infinity Consulting Solutions, Inc., Nueva York, NY, USA, smenon@infinity-cs.com

  1. “Fintech to the Rescue?” Fintech Collective, 28 de marzo de 2020 https://us3.campaign-archive.com/?u=e0d9358567a14ab2f37440e8b&id=06996d1f60
  2. Adam Smith, “The Reasons Fraud Spikes in a Recession,” Time, 20 de mayo, http://content.time.com/time/business/article/0,8599,1899798,00.html
  3. Craig Guillot, “5 Reasons to Think Twice Before Closing Branches,” The Financial Brand, 29 de enero, https://thefinancialbrand.com/92553/branch-closing-strategy/

Leave a Reply