FinCEN Anticipa un Año Atareado de Actividad Regulatoria

Por: Valentina Pasquali

La unidad de inteligencia financiera de EE.UU. se está preparando para lanzar múltiples propuestas de reglamentación en los próximos meses a medida que avanza en la aplicación de las disposiciones más urgentes de un amplio paquete de reformas contra el lavado de dinero.

La Red Contra Delitos Financieros (FinCEN, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro publicó el 5 de abril un aviso preliminar en el que se solicitaban opiniones sobre la mejor manera de desarrollar y mantener de forma segura y eficaz una base de datos de propietarios de empresas estadounidenses, tal y como exige la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) a finales de año.

FinCEN publicará una norma provisional después de revisar y analizar los comentarios de las instituciones financieras y otras partes interesadas hasta el 5 de mayo y, después de recoger otra ronda de comentarios, planea publicar una versión final de la medida para el 1 de enero, dijo Barry Emmert, director de política regulatoria de la oficina.

A continuación, la oficina desarrollará protocolos para garantizar el almacenamiento seguro y la protección de la información sobre la propiedad efectiva, y proporcionará a las fuerzas de seguridad y a las instituciones financieras acceso a los datos con fines de investigación y de cumplimiento, respectivamente, dijo Emmert a los asistentes a la conferencia ACAMS AML and Financial Crime Conference.

«La segunda gran prioridad… es seguir reforzando nuestras filas, cubriendo nuestras vacantes, formando a nuestro personal, mejorando nuestra tecnología», dijo Emmert. «La última prioridad… es la importancia de finalizar nuestra normativa en curso. Han visto y seguirán viendo una gran cantidad de normas que saldrán de FinCEN en los próximos meses».

Los legisladores federales encargaron a la oficina la construcción y administración del registro centralizado de beneficiarios finales mediante la promulgación de la NDAA sobre el veto del expresidente Donald J. Trump.

Los legisladores federales encargaron a la oficina la creación y administración del registro centralizado de beneficiarios finales al promulgar la NDAA sobre el veto del expresidente Trump.

En una solicitud preliminar el 9 de abril, el presidente Joe Biden pidió a los legisladores que apropiaran 64 millones de dólares adicionales a FinCEN sobre el presupuesto promulgado el año pasado para cubrir el desarrollo y la construcción de la base de datos por parte de la oficina.

La diputada Maxine Waters (demócrata de California), presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, respondió proponiendo un aumento presupuestario mayor, de 74 millones de dólares, y añadió que apoyaría los casi 100 millones de dólares de financiación adicional que la FinCEN estimó inicialmente que necesitaría para aplicar las disposiciones sobre ALD de la NDAA.

La legislación exige que la oficina tome varias medidas y lleve a cabo varias iniciativas en los próximos meses y años, incluyendo un programa a través del cual los bancos estadounidenses puedan compartir datos sobre operaciones sospechosas con sus subsidiarias, sucursales y filiales en el extranjero, así como una revisión interinstitucional de la eficacia de la Ley de Secreto Bancario.

FinCEN debe completar ambas tareas antes del 1 de enero.

La NDAA da a la oficina seis meses para consultar con las agencias policiales federales, estatales y locales, las agencias bancarias federales y las instituciones financieras, y emitir y actualizar cada cuatro años una lista de prioridades de financiación ilícita con la que los bancos deberán calibrar sus programas de BSA.

«Prevemos la publicación de las prioridades en materia de lucha contra la financiación del terrorismo en algún momento del verano… El Congreso nos ha impuesto unos plazos muy estrictos para ello», dijo Emmert. «No creo que haya ninguna sorpresa, ya que estas prioridades van a ser coherentes con la ‘Estrategia Nacional de Financiación Ilícita’ del Tesoro, tal como exige el Congreso».

El documento de 56 páginas, que el Departamento del Tesoro publicó en febrero de 2020, enumera los fraudes por medios cibernéticos; el uso delictivo de empresas ficticias, abogados, contables y criptomonedas; y el tráfico de personas, drogas o tecnologías utilizadas para desarrollar armas de destrucción masiva como los principales impulsores de los fondos ilícitos a través del sistema financiero estadounidense.

Funcionarios de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, de la Oficina del Contralor de la Moneda y de la Reserva Federal confirmaron en la conferencia del martes que están trabajando con FinCEN en calidad de «asesores y consultores» mientras la oficina implementa las reformas de ALD ordenadas por la NDAA.

Las agencias, sin embargo, pueden tener que ajustar y revisar sus propias regulaciones y procedimientos de examen después de la emisión de las prioridades nacionales, dijeron los funcionarios, y luego tomar medidas para garantizar que las instituciones financieras las incorporen adecuadamente en sus controles de cumplimiento.

«Este será un cambio significativo para que el sector bancario incorpore las prioridades nacionales a sus programas», dijo Lisa Arquette, directora asociada de la división del antilavado de dinero y el ciberfraude de la FDIC. «Creo que es una buena idea, pero queremos asegurarnos de que nos comunicamos con el sector y con nuestro personal».

Leave a Reply