La Ética en el Ámbito Cultural y Empresarial

A nivel mundial, la humanidad ha percibido una profunda crisis moral motivada por la violencia, la corrupción y la falta de ética desde hace algunos años.

Está ampliamente demostrado que las prácticas corruptas son perjudiciales para la humanidad y para un Estado democrático con estricto apego al derecho y a la moral. Un ejemplo de ello, es el caso de las empresas Enron, Tyco, Ahold, Parmalat y Arthur Andersen, estos casos provocaron que los empresarios de todo el mundo se dieran cuenta que una reputación mal gestionada puede poner en peligro la continuidad empresarial, los cuales constituyen paradigmas con efectos devastadores del llamado “riesgo reputacional” como lo señala la obra Reputación Corporativa1.

Diariamente observamos el surgimiento de acciones escandalosas en el ámbito corporativo que perjudican al mercado financiero, deteriorando la confianza de los inversionistas que son el motor fundamental del movimiento de capitales.

Las buenas y mejores prácticas de algunas empresas e intelectuales de renombre que han emprendido acciones basadas en el desarrollo de procesos éticos, lo han logrado, partiendo de la implementación de procedimientos y políticas internas en sus negocios, que incidan o influyen en la creación de un buen gobierno corporativo. La gestión de un sistema de anticorrupción y soborno, ciberseguridad, innovación y mejoramiento en el campo de los recursos humanos, así como en la responsabilidad social, prevención de lavado de activos y la ejecución de un código de ética son alguno de los cambios que se han implementado. Esto genera un retorno positivo debido al aumento en la productividad por parte de sus empleados y al mismo tiempo, contribuye a mitigar el riesgo operacional y reputacional.

Por otro lado, empresas como Siemens, Odebrecht/Braskem y Total, han sido sancionadas por el mal manejo y las conductas indecorosas de sus directivos a través de la falta de cumplimiento en sus políticas y procesos internos.2 Por ejemplo, Siemens fue multada $800 millones de dólares en el 2008 por realizar pagos ilícitos para obtener contratos masivos en algunos países.

Autores de éxito como John C Maxwell en su libro titulado “Ética: La Regla de Oro para Triunfar en los Negocios”, señalan que vivir en ética es una razón que nos motiva a seguir siendo ejemplo para con nuestra labor profesional o personal, y de esta manera, alcanzar entornos saludables e íntegros, siempre a favor de hacer lo correcto.

¿Cuál es el Reto que Tienen las Organizaciones Hoy en Día?

Las empresas deben conocer cuáles son sus áreas más vulnerables para de esta manera implementar mecanismos de controles internos tendentes a mejorar la eficiencia de dichos controles, evitando así, el surgimiento de malas prácticas.

Por otra parte, los directivos responsables de la organización, conjuntamente con la alta gerencia están llamados a planificar, revisar y evaluar periódicamente sus políticas internas e implementar los principios establecidos en su código de ética, con el fin de monitorizar a través de matrices de riesgos y adecuar sus controles internos como indican las normas ISO 196003 sistema de gestión de cumplimiento y la 370014 sistema de gestión antisoborno. Estas normas no son imperativas pero si recomendables. Uno de los retos que tienen las organizaciones para ser sostenibles a través del tiempo es sustentar sus actividades y operaciones en un entorno ético donde impere la transparencia, así como el desarrollo de habilidades a través de la capacitación de los miembros de la organización que permita adecuarse y actualizarse; sobre todo en estos tiempos donde la era digital ha tomado un auge significativo como valor agregado.

La cultura es vital para el desarrollo de la humanidad y por ende para los procesos económicos, sociales y empresariales. Una mala cultura puede destruir alguna estrategia o una buena visión en la empresa, por eso, es importante ver la ética en todos los aspectos de la vida como una norma. Una cultura basada en la ética, puede convertirnos en mejores seres humanos y en tener una mejor sociedad apegada a los valores y principios.

Finalmente, citando al profesor emérito del departamento de economía y ética empresarial de IESE Business School, Antonio Argandoña, “No hay buenas decisiones si no son éticas”.

Marbel Guilamo Peña, gerente de cumplimiento ético, asesor de ética de la Cooperativa Reservas, Banreservas, Santo Domingo, República Dominicana, marbelguilamo@gmail.com

  1. Enrique Carreras, Angel Alloza y Ana Carreras, Reputación Corporativa, primera edición, junio del 2013, p.30.
  2. 10 empresas multadas por EU por malas prácticas o corrupción”, Expansión, https://expansion.mx/empresas/2017/03/17/10-empresas-multadas-por-eu-por-malas-practicas-o-corrupcion
  3. “iso 19600:2014 Compliance management systems — Guidelines”, ISO, www.iso.org/standard/62342.html
  4. “INTE/ISO 37001:2017 Sistemas de Gestión Antisoborno. Requisitos con orientación para su uso.” INTECO, https://www.inteco.org/shop/product/inte-iso-37001-sistemas-de-gestion-antisoborno-requisitos-con-orientacion-para-su-uso-1488?variant=1424

Leave a Reply