William E. Lowe: La Banca Centrada en las Personas

William E. Lowe es el presidente y director general de operaciones de Texas Brand Bank y Texas Brand Bancshares, Inc. Lowe se unió al banco en 2008, y se desempeñó como vicepresidente sénior y vicepresidente ejecutivo antes de ser elegido presidente y director en 2012. Tiene más de 40 años de experiencia en la industria de la banca comunitaria en el área metropolitana de Dallas. Lowe se graduó de la Universidad de Texas en Dallas en 1978 con un título en finanzas, de la Escuela de Banca Intermedia de la Universidad Metodista del Sur (SMU) en 1979, y de la Escuela de Graduados Bancarios del Suroeste en 1983.

Lowe fue fundador y director de la Dallas Business Finance Corporation, y fue fundador, director y presidente del Southern Dallas Development Fund.

Bajo su liderazgo, los activos de Texas Brand Bank se han triplicado a $210.000.000. El capital del banco ha crecido de $8.000.000 a $27.000.000. Lowe ha expandido la presencia del banco de una sola ubicación a cuatro oficinas bancarias.

Por tercer año consecutivo, el banco no tiene bienes raíces adjudicados, ni préstamos en mora ni préstamos vencidos.

ACAMS Hoy: En primer lugar, ¡felicitaciones por sus 40 años en la banca comunitaria! ¿Qué lo motivó a seguir una carrera en esta industria?

William E. Lowe: Siempre me han cautivado el dinero, las finanzas, los números, etc. Parecía una progresión natural. Cuando era joven, no había fondos de cobertura, al menos no aquí abajo, o un gran impacto en el mercado. Básicamente, si querías estar cerca del dinero, era la banca comercial o la banca de inversión. Entonces la banca de inversión significaba ir a Nueva York y eso no me atraía. En cuanto a la banca comunitaria frente a los grandes bancos, empecé en un banco comunitario y me gustó, así que nunca vi la necesidad de cambiar.

AT: ¿Qué le gustó de los bancos comunitarios?

Solo el hecho de que eran más pequeños. Había una falta de burocracia, incluso como cajero se podía entrar en la oficina del presidente o del presidente de la junta. Todos se tuteaban. Trabajar para un negocio más pequeño en vez de un negocio grande sonaba como algo que debía hacer para mí. Estoy seguro de que los que trabajan para los grandes bancos piensan que es el único camino por seguir.

AT: Crecí en el oeste y teníamos un banco en mi pueblito de vaqueros. Recuerdo que iba al banco con mi madre y había un ambiente amistoso. Todo el mundo sabía que mi madre y yo veníamos por los caramelos, así que puedo contactar con eso un poco, al menos desde el punto de vista del cliente.

WEL: Bueno, también por parte de los empleados, es más o menos lo mismo de nuestra parte. La mayoría de las personas que trabajan en los bancos comunitarios son generalmente personas amigables. Así que es una calle de doble vía.

AT: Durante su extensa carrera de banquero comunitario, ¿cuáles son los cambios significativos que ha visto dentro de este sector y qué ha permanecido igual?

WEL: Al igual que en nuestro mundo, el mayor cambio es la tecnología, especialmente la internet. Revolucionó nuestro negocio. Es un increíble ahorro de tiempo para nuestro negocio. Cuando empecé en el negocio, cada transacción se hacía por medio de cheques y los bancos archivaban cada cheque que se firmaba y lo enviaban por correo mensualmente a los clientes.

Obviamente, el entorno normativo ha experimentado un cambio masivo. Cada año hay nuevas regulaciones y los reguladores le dirán que ésta u otra no resulta tan difícil, lo cual es correcto. Lo que se convierte en un desafío es el número total de regulaciones.

En cuanto a lo que ha permanecido igual en la banca comunitaria, de alguna manera es el mismo negocio en el que usted todavía está sentado y hablando con su cliente para decidir qué necesita y cómo puede ayudarlo. Contacto directo con el cliente, aunque hay mucho contacto a través de la tecnología. Usamos mucho los correos electrónicos y mensajes de texto, etc. Pero la relación personal sigue siendo lo que impulsa nuestro negocio.

AT: ¿Diría usted que la relación personal es lo que le ha dado éxito a su banco?

WEL: Absolutamente. Ciertamente, en los préstamos más que en los depósitos. En cuanto a los préstamos, la gran mayoría de los negocios son referidos. La mejor publicidad que podemos tener es un cliente al que le gusta lo que hicimos por él.

AT: Entonces, ¿es como un pequeño negocio?

WEL: Esa es una idea errónea común en la que muchos no piensan. La banca es un negocio, sólo que estamos en el negocio de alquilar dinero. Pero tenemos los mismos desafíos que tienen todas las pequeñas empresas.

AT: Háblenos de algunos de los desafíos regionales que enfrentan los bancos comunitarios en Texas.

WEL: En cuanto a la región, obviamente en Texas no podríamos estar más contentos porque la economía está en auge y es un gran lugar donde estar. Algunos de los desafíos que se crean se deben a la enorme cantidad de crecimiento que está ocurriendo en la ciudad y en esta área. Probablemente el mayor reto al que nos enfrentamos consiste en atraer nuevos talentos a nuestro banco. La competencia es extremadamente fuerte y hay una gran escasez a la hora de encontrar personas que quieran trabajar en bancos comunitarios. La última gran recesión antes de la más reciente, la que se produjo en los años 80 y 90, acabó con toda una generación de jóvenes banqueros. Lo que estamos encontrando es un montón de gente mayor como yo que sigue en el negocio y estamos contratando a un montón de gente joven para el negocio, pero no hay demasiados en el nivel intermedio.

AT: ¿Diría que está contratando a más millennials o a la Gen Z? Además, ¿qué otros tipos de desafíos enfrenta durante la fase de contratación como institución financiera más pequeña?

WEL: Aunque ciertamente estamos interesados en contratar a cualquier persona calificada de cualquier edad, hacemos bastante reclutamiento y contratación de personas menores de 30 años. Dicho esto, también tenemos dos empleados mayores de 80 años. Pero de ninguna manera nos estamos especializando en gente joven. Como banco pequeño, nos enfrentamos a todos los retos que las pequeñas empresas hacen en cualquier lugar. Pero los mayores retos regionales son el crecimiento del metroplex, que por supuesto es una oportunidad y un reto, y atraer talento, creo que es lo más difícil que enfrentan los bancos pequeños. La otra razón por la que es difícil es que hay muchos negocios financieros -bancos más grandes, tipos de fondos de cobertura, tipos de bancos de inversión, tipos de bienes raíces- que francamente están ofreciendo niveles de compensación más altos que los que nosotros ofrecemos, eso es un desafío.

AT: ¿Cómo afecta a la cultura de la oficina el hecho de tener jóvenes entre 30 y 80 años o afecta a la cultura de la oficina?

WEL: No demasiado, tratamos de contratar por personalidad y por habilidad. Francamente, no me interesa contratar a alguien que sea un genio pero que no pueda llevarse bien con nadie. Todo el mundo tiene que llevarse bien. Obviamente, hay algunas diferencias culturales. Por ejemplo, crecí en una era diferente a la de la gente que está aquí, que tiene 80 años. Lo que estamos tratando de hacer con los más jóvenes es tratar de impartirles el conocimiento que tenemos sobre el negocio bancario para que puedan aprovecharlo para tomar decisiones bancarias en el mercado actual. El mercado ha cambiado, muchas cosas en la banca son diferentes de lo que solían ser. Uno de mis dichos favoritos es: “Todo cambia excepto la naturaleza humana”. Hace cinco mil años, los sumerios fueron los primeros banqueros. Tomaron depósitos de personas que tenían más dinero del que necesitaban y lo prestaban a personas que tenían menos dinero del que necesitaban, manteniendo el margen entre los dos como su ingreso. Hoy todavía hacemos lo mismo.

AT: ¿Cómo afecta a la cultura de la oficina el hecho de tener jóvenes entre 30 y 80 años o afecta a la cultura de la oficina?

WEL: No demasiado, tratamos de contratar por personalidad y por habilidad. Francamente, no me interesa contratar a alguien que sea un genio pero que no pueda llevarse bien con nadie. Todo el mundo tiene que llevarse bien. Obviamente, hay algunas diferencias culturales. Por ejemplo, crecí en una era diferente a la de la gente que está aquí, que tiene 80 años. Lo que estamos tratando de hacer con los más jóvenes es tratar de impartirles el conocimiento que tenemos sobre el negocio bancario para que puedan aprovecharlo para tomar decisiones bancarias en el mercado actual. El mercado ha cambiado, muchas cosas en la banca son diferentes de lo que solían ser. Uno de mis dichos favoritos es: “Todo cambia excepto la naturaleza humana”. Hace cinco mil años, los sumerios fueron los primeros banqueros. Tomaron depósitos de personas que tenían más dinero del que necesitaban y lo prestaban a personas que tenían menos dinero del que necesitaban, manteniendo el margen entre los dos como su ingreso. Hoy todavía hacemos lo mismo.

AT: Texas Brand Bank ha triplicado sus activos y ha abierto tres sucursales más bajo su liderazgo, ¿qué consejo tiene para otros bancos comunitarios que están trabajando para ampliar su presencia?

WEL: Lo que ha funcionado para nosotros es que tratamos de ir a áreas que se están revitalizando, a falta de un mejor término, donde no tenían un banco. Hasta ahora, hemos tenido éxito en esos ámbitos.

AT: ¿Qué tan grande es su programa de cumplimiento?

WEL: Tenemos un solo banco con múltiples ubicaciones. Tenemos un oficial de cumplimiento que tiene un trabajo de tiempo completo. Para nuestros oficiales de operaciones, entre el 20 y el 33% de su tiempo se invierte en el programa de cumplimiento. Para los oficiales de préstamos, es tal vez del 5 al 10%. Debido a que no hacemos préstamos hipotecarios, no tenemos que lidiar con mucho cumplimiento de préstamos.

AT: ¿Se encuentra su banco aprovechando tecnologías como la tecnología fintech y la inteligencia artificial (IA) y, de ser así, ¿cómo?

WEL: Realmente no estamos usando IA en absoluto. Fintech es bastante nuevo, la tecnología más avanzada con la que probablemente tratamos es la banca en línea como la mayoría de los bancos. Estamos considerando la posibilidad de adoptar otra tecnología, por ejemplo, cuando sales a cenar con tu amigo, puedes transferir dinero desde tu teléfono desde tu cuenta a la de ellos con Spin, la aplicación de transferencia de dinero de Texas Brand Bank. También puedes tomar fotografías de los cheques con tu teléfono y enviar el dinero a tu cuenta. También estamos explorando el mercadeo digital con una empresa de fintech que esperamos poner en marcha antes de finales de año. La IA, para un pequeño banco como el nuestro, todavía está en el camino porque nuestros clientes interactúan con la gente. Cuando ampliamos nuestra huella, nos ampliamos a áreas que están siendo transformadas, esencialmente, en áreas de millennials. Cada estudio que he leído, a pesar de lo que se pueda pensar, es que los millennials realmente prefieren el contacto personal. Es mejor que usted pueda atender sus necesidades en forma digital, pero ellos quieren hablar con alguien. Es por eso que pensamos que tener estas sucursales en estos lugares funciona. De lo contrario, podemos tener una oficina y la gente llama desde allí, pero eso no es lo que la gente quiere hacer, al menos por lo que hemos encontrado.

AT: ¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

WEL: Soy un fanático de los Dallas Stars, lo cual es genial porque estamos en los playoffs. Me gusta seguir otros deportes aquí y siempre estoy leyendo al menos una novela.

Entrevistado por Karla Monterrosa-Yancey, CAMS, jefa de redacción, ACAMS, Miami, FL, EE.UU., kmonterrosa@acams.org

Leave a Reply