‘Cupones’ de Criptomonedas Financiaron el Yihadismo Sirio, Afirman Autoridades Francesas

Por: Gabriel Vedrenne

Una sofisticada red de financiación del terrorismo en Francia aprovechó el anonimato que ofrece las criptomonedas y especialmente los «cupones» de criptomonedas para trasladar fondos a Al-Qaida y a los militantes del Estado Islámico en Siria, según las autoridades francesas.

Tras una investigación de nueve meses, las agencias de control legal francesas detuvieron a 29 personas sospechosas de haber transferido «cientos de miles de euros» a las organizaciones incluidas en la lista negra el año pasado por medio de criptomonedas y de cupones de criptomonedas, un tipo de vale que puede comprarse en tabaquerías con dinero en efectivo o con tarjeta de crédito, sin necesidad de presentar identificación.

«Ya se han identificado algunos casos aislados de financiación del terrorismo a través de criptomonedas en EE.UU.», dijo Jean-Charles Brisard, presidente del Centro de Análisis del Terrorismo de París, a ACAMS moneylaundering.com. «Pero este caso es una primicia en Francia, y lo que es más importante, muestra una escala y complejidad sin precedentes».

El caso que culminó con 55 redadas en docenas de ciudades de toda Francia comenzó en enero después de que la unidad de inteligencia financiera del país, Tracfin, detectó dudosos flujos financieros de Francia a Siria.

«Las investigaciones revelaron que varias docenas de personas que viven en Francia habían visitado repetidamente, durante los últimos meses, tabaquerías en todo el país para comprar anónimamente cupones por valor de entre 10 y 150 euros [que] fueron luego abonados en cuentas [carteras digitales] abiertas desde el extranjero por yihadistas», dijo la fiscalía nacional antiterrorista en un comunicado.

La mayoría de los sospechosos están acusados de financiar el terrorismo. Dos de ellos también están acusados de «proporcionar apoyo logístico» en coordinación con Mesut S. y Walid F., dos ciudadanos franceses de 25 años que viajaron a Siria en 2013 y que desde entonces se han unido a Hayat Tahrir Al-Sham, un grupo terrorista afiliado a Al-Qaeda.

Los presuntos yihadistas y sus partidarios financieros supuestamente utilizaron servicios de mensajería encriptada y cupones en moneda cifrada para no aparecer en el radar.

«Esta arquitectura combinaba varios tipos de entidades, lo que permitía a los sospechosos explotar varias vulnerabilidades y acumular capas de anonimato», dijo Brisard, un exasesor de inteligencia que fue autor de un influyente informe sobre las redes financieras de Al-Qaeda y el uso de organizaciones benéficas fraudulentas en los meses posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Un cupón de criptomonedas es un billete que incluye un código numérico o un código de barras bidimensional, para pasar la criptomoneda comprada a una cartera digital.

Los proveedores de billeteras deben examinar a los clientes con fines de antilavado de dinero cuando los embarcan, pero la compra de los cupones no desencadena automáticamente procesos de diligencia debida en sí misma.

Con más de 30.000 establecimientos de venta, Keplerk y Digycode lideran en Francia la oferta de cupones de criptomonedas y tarjetas de criptomonedas de prepago que oscilan entre los 10 y los 250 euros de valor.

El esquema esbozado mostró innovación al basarse en cupones en criptomonedas, pero también empleó estrategias tradicionales de lavado de dinero, dijo Aurelien Vuilleumier, un consultor de Heptagone en Suiza. «El proceso es similar al pitufeo (smurfing), que se presta bien a este tipo de organización con una gran base de partidarios, cada uno con medios limitados».

El fundador de Digycode dijo a la revista francesa Capital que la empresa sólo procesó una transacción, por 250 euros, a una cartera controlada por los dos yihadistas, y afirmó que desde entonces la empresa no ha podido ofrecer sus servicios fuera de Francia y Suiza.

Según se informa, los investigadores centran sus investigaciones en Keplerk, el segundo proveedor de cupones de criptomonedas, que no respondió a las solicitudes de comentarios en el momento de la publicación de este artículo. Poco después de su lanzamiento en enero de 2019, la empresa fintech suspendió sus operaciones tras no haber obtenido una licencia de dinero electrónico y volvió a abrir sus puertas siete meses más tarde tras asociarse con CFS-Zipp, un proveedor de servicios de dinero electrónico con sede en Londres.

Los fiscales franceses y Tracfin, que iniciaron la investigación, se negaron a hacer comentarios.

El caso demuestra que los cupones de criptomonedas pueden proteger a los originadores de las transacciones contra la identificación, dijo Vuilleumier, el consultor. Pero los beneficiarios de esas transacciones siguen corriendo el riesgo de ser detectados en el momento en que intentan convertir los cupones en billetes emitidos por el gobierno en un intercambio de criptomoneda, dijo.

«Si el intercambio está domiciliado en Europa, se deben establecer medidas de conocimiento del cliente y teóricamente no sería necesario imponer medidas adicionales en otros lugares, como a los vendedores de estos cupones, porque al final habrá un control en algún momento del proceso», dijo Vuilleumier.

Leave a Reply