Entidades Financieras Costearán los Gastos de la Nueva Autoridad ALD Europea

Por: Koos Couvée

La financiación para un organismo de control de antilavado de dinero (ALD) europeo provendrá principalmente de las tasas impuestas a las instituciones financieras. Este cuerpo regulatorio desempeñará funciones tanto de supervisión como de inteligencia financiera en todo los Estados miembros de la Unión Europea para el año 2026, según declaró un alto funcionario.

La Comisión Europea, el poder ejecutivo de la Unión Europea, presentará en julio un amplio «Plan de Acción de ALD» para hacer frente a una serie de vulnerabilidades frente a la delincuencia financiera, incluyendo la armonización de las normas de ALD en todos los Estados miembros y el refuerzo del intercambio de información entre las unidades de inteligencia financiera (UIF) nacionales, dijo la jefa de finanzas de la Unión Europea, Mairead McGuinness.

La creación de un organismo único de ALD en todo el bloque representa el componente «emblemático» de las reformas y desempeñará un papel fundamental en la aplicación de varios aspectos del plan de acción de seis pilares, según McGuinness, que es comisaria de la Unión Europea para la Estabilidad Financiera, los Servicios Financieros y la Unión de los Mercados de Capitales.

«La autoridad combinará las tareas de supervisión y coordinación de las UIF bajo un mismo techo», dijo a los asistentes a un evento virtual organizado por AML Intelligence, una empresa de inteligencia empresarial de Dublín, Irlanda. «Eso nos ayudará a conocer mejor los riesgos a los que se enfrenta la Unión Europea... y las medidas adoptadas para hacer frente a esos riesgos».

El nuevo organismo supervisará directamente a ciertas empresas financieras de alto riesgo que tienen operaciones internacionales, señaló McGuinness, sin aclarar exactamente qué tipo y cuántas entidades pueden estar sujetas al cambio.

También supervisará el trabajo de los reguladores nacionales de ALD de bancos, empresas de servicios monetarios y otras instituciones financieras, así como de empresas no financieras, como proveedores de servicios corporativos, contables y abogados.

«En esto queremos aprender de la experiencia del Mecanismo Único de Supervisión, que supervisa a los grandes bancos de la Unión Europea [con el fin de garantizar la estabilidad financiera]», dijo McGuiness. «La supervisión directa debe llevarse a cabo a través de equipos conjuntos de supervisión (...) que también ayudarán a reunir a la autoridad y a los supervisores nacionales».

El organismo a escala del bloque albergará además un mecanismo orientado a apoyar y mejorar la coordinación de las 27 UIF del bloque para garantizar que la información financiera pueda fluir más libremente a través de las fronteras y que los investigadores puedan identificar las tramas de lavado transnacional con mayor rapidez y facilidad.

Para evitar imponer una carga adicional y «excesiva» al presupuesto de la Unión Europea, la financiación del organismo procederá en gran medida de las tasas impuestas a las entidades sujetas a obligaciones de cumplimiento de la normativa sobre delincuencia financiera, dijo McGuinness.

El funcionario de la Unión Europea no explicó cómo se recaudarían exactamente las tasas, pero prometió que serían «razonables y manejables».

El organismo se encargará de elaborar y publicar orientaciones relativas a un reglamento previsto para suavizar las diferencias en la forma en que los Estados miembros han implementado y aplican actualmente las normas de la UE en torno a la diligencia debida del cliente, la propiedad efectiva y otros aspectos clave del marco de ALD.

Ese reglamento, propuesto por primera vez en mayo de 2020, será directamente aplicable en todo el bloque, pero la UE no ha precisado cuándo podrá entrar en vigor.

Además, el organismo asesorará a la Comisión Europea sobre los riesgos de ALD que se originan fuera de la Unión Europea, dijo el jefe de finanzas, lo que sugiere que podría apoyar los esfuerzos de la Unión Europea para incluir en una lista negra a las jurisdicciones no comunitarias que se perciben como débiles en sus controles contra las finanzas ilícitas.

La autoridad comenzará a trabajar en 2024, alcanzará su plena dotación de personal al año siguiente y empezará a supervisar directamente a las agencias nacionales de ALD y a las empresas transfronterizas de alto riesgo en 2026, dijo McGuiness.

Wim Mijs, director ejecutivo de la Federación Bancaria Europea, instó a la Unión Europea durante el mismo evento virtual a garantizar que el nuevo organismo de vigilancia esté formado por «especialistas supranacionales» procedentes de las fuerzas de seguridad y las instituciones financieras, y que esté dotado de una «base jurídica eficaz» para acoger al sucesor de FIU.net, el anticuado sistema de la Unión Europea para compartir información entre las UIF.

«En mi opinión, es esencial que esta nueva autoridad de ALD sea capaz de [ver] el panorama completo», dijo Mijs el lunes. «Deberían... centrarse en las grandes redes, las grandes transacciones, los grandes flujos de dinero, porque si se desbaratan, entonces se está luchando de verdad contra el crimen organizado».

El plan de acción de ALD, cuya publicación está prevista para julio, también incluirá la obligación de que todos los tipos de proveedores de criptodivisas cumplan las normas de ALD, como parte de los esfuerzos para adaptar la normativa de la Unión Europea a las últimas normas promulgadas por el Grupo de Acción Financiera Internacional, dijo McGuinness por separado.

La Quinta Directiva de la Unión Europea de ALD sólo se aplicaba a los intercambios de criptomonedas y a los proveedores de carteras de custodia cuando entró en vigor en enero de 2020.

Las reformas también introducirán un límite de 10.000 euros en los pagos en efectivo, dijo McGuinness, añadiendo que el límite no afectaría a los umbrales más bajos que varios estados miembros, incluyendo Grecia y Francia, ya han puesto en marcha.

«Un límite de 10.000 euros es lo suficientemente alto como para no poner en cuestión el euro como moneda de curso legal ni afectar a la inclusión financiera», dijo. «Respetamos el papel vital del efectivo, pero (...) este límite es lo suficientemente bajo como para dificultar a los delincuentes del lavado de grandes sumas de dinero».

Leave a Reply