Tras la conquista de los talibanes, Afganistán se enfrenta de nuevo al aislamiento financiero

Usted debe ser un miembro de ACAMS para leer este artículo. Ingrese a su cuenta o inscríbase hoy para acceso completo a www.ACAMSToday.org y para obtener más contenido exclusivo para miembros.

Por: Valentina Pasquali

La rápida toma de posesión de Afganistán por parte de los talibanes proyecta una larga sombra sobre el sistema financiero del país y pone en peligro el flujo de ayuda humanitaria a la nación asediada, según explicaron fuentes a ACAMS moneylaundering.com.

Tras casi 20 años de ocupación estadounidense, la milicia islamista tardó menos de una semana en arrebatar a las fuerzas de seguridad afganas el control de 33 de las 34 provincias y marchar hacia Kabul, la capital del país. Para entonces, muchos de los principales dirigentes del gobierno afgano democráticamente elegido, incluyendo el presidente Ashraf Ghani, ya habían huido del país.

La caótica transición y la caída de poder llevarán a las instituciones financieras de EE.UU. y de todo el mundo a reevaluar los vínculos que puedan tener con entidades públicas o privadas de Afganistán; además de restringir aún más esos tratos a la espera de nuevas orientaciones o designaciones de sanciones por parte del Departamento del Tesoro de EE.UU. o de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Como resultado de su conquista, los talibanes controlan ahora una economía de 20.000 millones de dólares, basada en gran medida en el dinero en efectivo y dependiente de la agricultura, la minería, la construcción, la ayuda extranjera y el comercio ilegal de opio, dijo Joshua Potter, un veterano de Irak, Siria y Afganistán que dirigió la División de Amenazas Transnacionales en el Mando de Operaciones Especiales de EE.UU. en Tampa, Florida.

«Los talibanes tienen acceso a todos los complementos de la economía: el sistema bancario, las tarjetas de crédito, los pagos de remesas», dijo Potter, ahora subdirector ejecutivo de la Coalición Internacional contra las Economías Ilícitas en Washington, D.C. «Sin duda, todas las instituciones financieras llegaron al trabajo con órdenes de determinar su exposición».

Desde 1999, cuando la Casa Blanca consideró que el Afganistán controlado por los talibanes no cooperaba con los esfuerzos antiterroristas, los EE.UU. y la ONU han impuesto varias rondas de sanciones contra el grupo y sus líderes, incluso en el vecino Pakistán.

Pero la milicia ha evitado hasta ahora ser incluida en la lista de organizaciones terroristas extranjeras del Departamento de Estado, que actualmente incluye a la nigeriana Boko Haram y al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, entre otras decenas de grupos de todo el mundo.

Sin embargo, cuando el expresidente Donald Trump se comprometió a buscar el levantamiento de las sanciones de la ONU a los talibanes en febrero de 2020 y a retirar las tropas estadounidenses de Afganistán en mayo de este año, los analistas dijeron a ACAMS moneylaundering.com que los bancos seguirían absteniéndose de relacionarse con la milicia debido a sus vínculos con Al Qaeda, el grupo Estado Islámico y otras organizaciones designadas.

Su reticencia y cautela pueden extenderse ahora a todas las entidades gubernamentales y empresas estatales de Afganistán, incluido el banco central, o Da Afghanistan Bank, ahora que los talibanes tienen previsto controlarlos, dijo Brian O'Toole, un antiguo funcionario de alto nivel de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro.

«Los bancos estadounidenses van a estar atrapados en un lugar extraño hasta que reciban más aclaraciones del Departamento del Tesoro sobre si el hecho de que los talibanes dirijan el gobierno significa esencialmente que son «dueños» de las entidades públicas», dijo O'Toole, ahora con el Atlantic Council en Washington, D.C. «Mientras tanto, y a la espera de nuevas orientaciones, los bancos podrían simplemente optar por el enfoque más seguro y tratarlas como bloqueadas».

Un funcionario estadounidense dijo a la AFP que el Da Afghanistan Bank ya no tendría acceso a ningún activo en EE.UU.

Dependiendo de cómo los talibanes estructuren su gobierno y su economía y de sí las autoridades estadounidenses imponen nuevas restricciones financieras al grupo, los pagos a y desde empresas privadas y particulares en Afganistán también podrían enfrentarse a nuevas barreras, dijo O'Toole.

La ONU levantó las sanciones sobre el Banco de Desarrollo Agrícola de Afganistán, el Banco Millie Afghan, el Banco Nacional Afgano y el Banco de Promoción de las Exportaciones de Afganistán, junto con el banco central, en enero de 2002, después de que las fuerzas estadounidenses derrocaran a los talibanes en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre y al apoyo del grupo a Al Qaeda.

En las dos últimas décadas también han surgido varios prestamistas privados, como el Afghanistan International Bank, el Azizi Bank y el Maiwand Bank.

Un alto funcionario de cumplimiento de la filial de un banco asiático en Nueva York dijo que su institución ya considera que Afganistán es muy vulnerable a la financiación ilícita y somete las transacciones hacia y desde el país a un mayor escrutinio.

«Creo que es probable que las sanciones generales de EE.UU. sobre Afganistán estén sobre la mesa, así que nos estamos preparando para ello», dijo el responsable de cumplimiento bajo condición de anonimato.

La posibilidad de que los bancos extranjeros se retiren rápidamente de Afganistán tras la conquista de los talibanes puede afectar también al flujo continuo de bienes humanitarios y la asistencia financiera a la nación, justo cuando está entrando en un periodo potencialmente indefinido de incertidumbre económica, política y social.

Para evitar una catástrofe humanitaria, las redes de pago, los transmisores de dinero y los bancos deberían adoptar un «enfoque escalonado» y seguir procesando las transacciones relacionadas con la ayuda, al menos a corto plazo, dijo Sarah Beth Felix, directora ejecutiva de Palmera Consulting en Austin, Texas.

«Aunque el banco central está ahora presuntamente bajo el control de los líderes talibanes, no creo que todos los derechos puedan serles entregados tan rápidamente», dijo Félix. «Salvo que se anuncien restricciones inmediatas por parte de EE.UU. y la ONU, espero que la próxima semana fluya la ayuda humanitaria».

Daniel Bethencourt contribuyó en este artículo.

Leave a Reply